Calorías, ¿amigas o enemigas?

No puedes verlas ni tocarlas; se encuentran en los alimentos, pero no son nutrimentos. Tu cuerpo las utiliza cada día para mantenerte activo y con vida. ¿Qué son? Sí, son las famosas calorías.

Las calorías son la unidad con la que se mide la energía que nos dan los alimentos y que el cuerpo utiliza continuamente para mantenernos vivos.

En los alimentos las calorías están “encerradas” en tres grupos de nutrimentos: carbohidratos, proteínas y grasas que después de ser digeridos y metabolizados llegan a la sangre proporcionando energía para realizar diferentes funciones.

Imagínate… sincalorías no tendríamos energía y nos pasaría como a un coche cuando se le acaba la gasolina, es decir dejaríamos de funcionar. Es por esto que fácilmente podemos decir que sin duda las calorías son nuestras amigas.

Pero si son tan necesarias ¿por qué siempre se asocian con el aumento de peso?

Veamos a nuestro cuerpo como una máquina muy eficiente que no deja nunca de trabajar, y que además tiene la capacidad de almacenar la energía proveniente de los alimentos que no utiliza de manera inmediata, para poder disponer de ella de manera continua.

Este almacenamiento de energía se da de 3 formas:

1. Muy poca cantidad se almacena en el hígado para ser utilizada de manera rápida, pero que de igual manera se agota rápidamente.

2. En el músculo se almacena una pequeña parte en forma de glucógeno. Mientras más músculo tenemos, más capacidad de almacenar la energía de esta forma y es la segunda que el cuerpo utiliza.

3. La mayor parte se almacena en forma de grasa y se va utilizando poco a poco y en caso de no requerirla, provoca en una primera etapa sobrepeso y si se sigue consumiendo más de lo que necesita, obesidad.

Así que él que realmente es el enemigo, es el exceso de calorías sin importar de que grupo de nutrimentos provengan, si consumimos calorías de más y no las utilizamos por ejemplo por medio del ejercicio provocarán que efectivamente aumentemos de peso.

Ahora ya lo sabes: las calorías no son las malas del cuento. Gracias a ellas podemos caminar, respirar, comer, que el corazón lata o el cerebro funcione, hacer tu actividad favorita, incluso sonreír, platicar o cualquier otra cosa que hagamos. La clave está en consumir y gastar energía de manera equilibrada.

Tip: Si tu peso es el adecuado seguramente estarás consumiendo las calorías que necesitas, si por el contrario padecer sobrepeso u obesidad, no dude en visitar al nutriólogo que te ayudará a consumir las calorías que realmente necesitas.